estado del arte

El proceso se inicia con el análisis y seguimiento de proyectos e iniciativas BIM actuales, también llamado Estado del Arte, consiste en el estudio sistemático de los trabajos realizados por otros investigadores, empresas, organismos, etc., dentro del alcance de nuestro proyecto.

Dada la amplitud y extensión de los trabajos existentes y como paso previo, se procede a seleccionar aquéllos que a nuestro juicio pueden ser más representativos para nuestro proyecto.  Todo ello con la flexibilidad suficiente para incorporar nuevos e interesantes trabajos que pudiéramos ir descubriendo en nuestro avance.

El camino seguido para describir el actual estado del arte ha sido el siguiente:

  • Descripción de los primeros trabajo realizados. Con la idea de situarnos en un contexto histórico se buscan y describen someramente los primeros trabajos realizados en el ámbito de la interoperabilidad y el intercambio de información. Muchos de estos trabajos se centran en el ámbito de la edificación principalmente y sin embargo aportan datos significativos en cuanto al camino seguido posteriormente tanto en dicho campo – Arquitectura – como en el de la Ingeniería Civil.
  • Descripción de los principales formatos actuales. A continuación se procede a estudiar y describir con mayor profundidad los distintos formatos de intercambio existentes en la actualidad. Los formatos analizados han sido los siguientes: LandXML e IFC con distintas extensiones.

Esta etapa culmina con la creación de un documento denominado “Estado del Arte”.

flujos de trabajo y usos bim

A continuación se realiza un análisis detallado de los flujos de trabajos y usos BIM seguidos a lo largo de todo el ciclo de vida de la infraestructura, desde su concepción, diseño, construcción  y explotación. Durante dicho análisis se determina los requerimientos de información necesarios.

El trabajo durante esta fase se ha centrado fundamentalmente en la determinación de los distintos actores que intervienen en el proyecto, las fases en las que se desarrolla el proyecto, y los flujos de trabajo propiamente dichos. Esta fase culmina con un documento denominado “Flujos de trabajo y Usos BIM” donde ser pormenorizan todos los flujos detectados así como los requerimientos de información  (ER por sus siglas en inglés). Este documento será la base para el desarrollo del modelo conceptual.

modelo conceptual

Sobre la base del proceso anterior se procede a proponer un modelo conceptual que cubra las necesidades de un proyecto de carreteras. Dicho modelo conceptual deberá integrarse en el estándar IFC

implementacion

Como última etapa se procede a implementar el formato para su posterior prueba y validación.